Noticias

LAT2
16/02/2014

Inaugurado el puente peatonal San Miguel en Piura, Perú

Las obras, con un presupuesto de 6,6 millones de euros, concluirán a finales de febrero con los acabados de las defensas ribereñas
Celebración
Frontal
Lateral
Panel
El pasado sábado 15 de febrero se inauguró el puente peatonal "San Miguel de Piura (ex Puente Viejo)" en Piura (Perú). El acto registró una asistencia masiva de público, que se congregó sobre la estructura desde las 8 de la tarde. Entre las autoridades asistentes se encontraban el presidente regional, D. Javier Atkins Lerggios y la alcadesa de Piura, Sra. Ruby Rodríguez Vda. de Aguilar.
El puente peatonal “San Miguel de Piura” reemplaza a una pasarela colgante existente, solución provisional que sustituía a su vez al Puente Viejo, construido a finales del siglo XIX y dañado por varias crecidas, incluyendo la gran crecida de El Niño de 1.998 que lo destruyó totalmente.
La estructura, diseñada por técnicos de la Universidad de Piura, está constituida por dos arcos empotrados, de 126 m de luz, de los que cuelgan las vigas transversales que sostienen la losa de hormigón del tablero. La losa de hormigón armado tiene una anchura constante de 8.5 m en los tercios extremos de la longitud del puente, variando en el tercio central entre 9.75m y 14 m.
El presupuesto de las obras ha sido de 6,6 millones de euros. Para la construcción del puente se han empleado unas 460 t de acero en los arcos y 90 t en el tablero. Aunque su uso habitual será peatonal, se ha diseñado para el paso eventual de vehículos de emergencias.
La cimentación es profunda y está formada por 4 cajones de hormigón armado de sección circular hueca de 4.2 m de diámetro, excavados manualmente por el método de “cajones indios” hasta 25 m de profundidad, por debajo del nivel freático. 
Además de la estructura principal, como mejora ante las fuertes crecidas del río Piura (que además sufre el fenómeno de El Niño aproximadamente cada 15 años), se actúa contra la socavación en el entorno del puente en una longitud de más de 400 m, mediante la restauración de las protecciones del cauce existentes con muros de hormigón (en lugar de las tablestacas del proyecto original) y la instalación de una nueva protección pesada y flexible llamada “cable concreto” (bloques de hormigón tejidos por cable de acero).